Archive for the ‘películas’ Category

h1

¿Feliz navidad? y un cuento de regalo.

diciembre 20, 2008

Recuerdo subitamente de que llegan unas fechas señaladas en el calendario. Lo cierto es que hasta ahora no había caído en el detalle, mañana es el solsticio de invierno, verdadera celebración pagana que la Iglesia Cristina ocultó con la invención de la navidad.

Estas serán unas navidades diferentes, donde más que nunca buscaremos el apoyo de nuestro círculo más próximo.Disfrutadlas allí donde esteís y olvidaos de todo esto por lo menos unos días.

Desde Diario de un ERE os regalamos un navidadeño cuento, extraído de la película “Smoke”, -que todo fumador debiera ver, por cierto- en su versión narrada y su versión dramatizada,en él, un estanquero Auggie Green (Harvey Keytel) cuenta una pequeña historia humana al escritor Paul Benjamin(William Hurt) que le servirá de inspiración para escribir un cuento de navidad; que lo disfruteís:

La narración

La dramatización (en los títulos de credito finales)

Anuncios
h1

El puente sobre el río Kwai. Metáforas

diciembre 7, 2008

“los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen en condiciones elegidas por ellos” K. Marx y F. Engels

pinchad aquí para escuchar “La marcha del Coronel Bogey”

Resulta entretenido, y en modo alguno esteril, buscar imagenes y paralelismos a lo que nos está ocurriendo. Son los tiempos de la posmodernidad, y lo mismo acuden mitos de la Grecia Clásica, anónimos de la vanguardia soviética como superproducciones de Hoolywood.

Y hoy me toca sacar una espina clavada, el río Kwai, mejor dicho “El puente sobre el río Kwai” la película de David Lean (Doctor Zhivago, Lawrence de Arabia,…) estrenada en 1957, y que ganó, ni más ni menos que 8 “oscars” entre ellos mejor película, mejor director y mejor banda sonora.

El puente sobre el río Kwai cuenta como un grupo de prisioneros de guerra del imperio británico construye un puente para sus captores “El imperio del sol naciente”- Un grupo de prioneros, desaharapados, derrotados, bajo el liderazgo de Alec Guiness lucha contra el tiránico jefe del campo japonés y la malaria. El puente, su construcción, será la manera de mantener la moral y la cordura en la selva birmana. Dignidad frente a la prisión y la opresión.

Sin embargo un prisionero, un americano (William Holden) escapará del campo y el alto mando británico le obligará a volver, pese a su oposición, liderando un comando con la misión de destruir el puente, debido a su importancia estrátegica.

Al final, el gran drama finaliza con la muerte de Holden y Guiness, este sólo al final acierta a ver la barbaridad que ha cometido, que “su” puente, es el puente del enemigo, que su esfuerzo por mantener la moral y la integridad de sus hombres ha ido en perjuicio de sus verdaderos intereses, la derrota militar del Japón imperial. Así al final, el cadaver de Guiness termina por accionar el detonador tras la revelación del mal causado.

Una gran película, recomendable en todos los aspectos, pero vayamos con lo que nos interesa, sus lecturas a proposito del ERE en Sugrañes.

En primer lugar, y como una visión más general, se puede ver en los prisioneros británicos a los trabajadores del mundo actual, que ajenos a sus intereses han construido el puente del enemigo, del capital, por donde la crisis, ha llegado y ha barrido con todo tras años de perdidas constantes de sensibilidad y conquistas sociales.

Una segunda lectura, ya más particular, donde los británicos somos nosotros, los trabajadores de cerámicas Sugrañes, Alec Guiness nuestro comité, y los japoneses, la direción de la empresa, podría ser verla como la dificultad que tiene el comité por actuar con eficacia, y que el criterio que parece el más oportuno no tiene por que ser el mejor. No digo con esto que nuestro comité se equivoque, ojo, sólo que todos nosotros corremos el riesgo de ver la cosas con claridad una vez haya terminado todo. Es díficil, muy díficil, ojalá que no nos demos cuenta cuando el tren pase por encima de nuestras cabezas.

Más díficil me resulta interpretar a los comandos, que nosotros también tenemos de eso. En la película aparecen como los que verdaderamente saben, los que ajenos a dinamicas esteriles, como la disciplina del viejo imperio británico, actúan en consecuencia, sin perderse en otras disquisicones. Una película yanqui, claro, que no deja de cantar las excelencias del individuo frente al colectivo. Quizá alguien lea en estas lineas un guiño a nuestros comandos, no lo son, pero sí estos hacen esa lectura no me queda más remedio que decir que es posible. Las grandes obras tienen tantas lecturas diferentes como lectores distintos.

Y ya digo si teneís oportunidad de ver esta gran película, no la perdaís.

Y si os gusta la banda sonora pincha aquí para obtenerla en formato MP3 o MIDI·

h1

Los trabajadores y el cine

noviembre 2, 2008

Uno de los objetivos de este blog es la de labor pedagógica, devolver a los trabajadores lo que es suyo, su conciencia largamente aletargada. Unicamente viendonos como lo que realmente somos lograremos lo que queremos. Olvidemosnos de la epoca de explendor del capital ahora que parece que ya nunca va a volver.

Veamos ahora un poquito como nos ha retradado el cine en su 110 años de historia. El lugar, exiguo, que hemos ocupado.

Lo cierto es que lo se ha dado por considerar como la primera película del cine tiene como protagonistas a trabajadores,  “Obreros a la salida de la fábrica” de los hermanos Lumiere nada menos que  del año 1895. Después llegaron más películas, probablemente las más significativas, y que no pueden faltar en ninguna de las listas dedicadas al cine de tematica obrera: Metropolis, El último, El acorazado Potemkin, La madre, Tiempos Modernos o La huelga quizá sean las más famosas. Sin embargo no sé puede calificar como un tema dominante en la historia del cine.

Tras las Segunda Guerra Mundial y con el comienzo de la “Edad de Oro” del capitalismo, primero en EEUU y luego en Europa Occidental los obreros y su problematica dejaron de interesar, a nosotros los primeros. Probablemente nos identificamos más con Pablo Picapiedra y sus problemas con el troncomovil, la bolera y Pablo Marmol que con otra cosa. Sin embargo alguna cosa, muy esporadicamente, aparecía aquí y alla; Novecento de Bertolucci, Jonas que tendra 25 años en el 2000 de Tanner, El cazador de Cimino, Riff Raff de Loach o ,en España, Los santos inocentes de Saura y Los lunes al sol de León de Aranoa.

y ahora como puro entretenimiento formativo os dejo con algunos fragmentos de esos clásicos del cine.

Metropolis (1927)

Cambio de turno

Los trabajadores

El acorazado Potemkin (1925)

La escaleras de Odessa

Tiempos Modernos (1936)

La cadena de montaje

Como en todas las buenas películas de trabajadores, la nuestra, la de la lucha de los trabajadores de Rosa Gres carecera de un protagonista estelar, de un estrella rutilante, incluso quizá no tenga final feliz. Pero no nos importa, esto no es más que la primera parte de un gran serial.